Accidente de Tráfico

La culpabilidad en un accidente de tránsito, aspectos a tener en cuenta

Las consecuencias de un accidente de tráfico pueden resultar irreparables, especialmente aquellos que resultan en fatalidad. Existen muchos tipos de gravedad en los accidentes de tráfico, desde aquellos leves que sólo causan pequeños daños a la carrocería del coche hasta los casos en el que se afectan a terceros causando lesiones físicas, daños estructurales, a la infraestructura pública o privada e incluso la muerte del conductor y/o otras personas involucradas. 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, un accidente de tráfico puede ocurrir por causas mecánicas, naturales, viales y en la gran mayoría de los casos, causados por el factor humano.

Los accidentes de tráfico con víctimas lesionadas pasaron de los 100.000 y han causado el fallecimiento de casi 2000 personas en el año 2018, según datos de la Dirección General de Tráfico. Esta lamentable cifra, nos ubica en la magnitud del problema de la conducción en España. 


Condiciones que provocan los accidentes de tráfico

Aunque en la mayoría de los casos, un accidente vial es un hecho desafortunado, involuntario e impredecible, existen condiciones que los provocan:  

  • Impericia o inexperiencia del conductor: Un conductor inexperto o sin aptitud, tendrá menor capacidad de reaccionar ante situaciones de riesgo.
  • Malos hábitos de conducción: Hay hábitos de conducción que representan riesgos para los demás. Malas posturas al volante, conducción acelerada, frenadas bruscas, giros sin señalización, etc
  • Factores de distracción: El uso del teléfono móvil es la primera causa de distracción, aunque la manipulación del GPS, radio, maquillaje y otros.
  • Imprudencia: El exceso de velocidad, el  irrespeto a las señales viales, distancias de seguridad y otros 
  • Conducir bajo efectos de agentes alteradores de la capacidad: El consumo de alcohol, drogas y medicamentos; así como fatiga, insomnio, deshidratación y otros de gran importancia. 

Inmediatamente a la ocurrencia de un accidente de tráfico y posterior a la atención médica de los afectados, se deben cuantificar los daños y asignar al culpable del siniestro. El objetivo de asignar el culpable es establecer las responsabilidades penales, mercantiles, civiles o de otra índole. 


El concepto de la culpabilidad

Muchas pólizas de seguros de responsabilidad civil, mantienen dentro de sus condicionados que no cubrirán los gastos generados en la atención al culpable del accidente. Dependiendo de la magnitud de un accidente la culpabilidad será asignada por agentes del estado y será conocida por las partes, incluyendo a las empresas aseguradoras. 

Hay casos en los que la culpabilidad es evidente, veamos algunas:

  • Colisión trasera, aunque el coche delantero haya frenado bruscamente, si se ha respetado la distancia prudencial, habrá tiempo de maniobrar para evitar la colisión.
  • Colisión contra vehículo aparcado, un coche aparcado no es culpable de un accidente vial.
  • Colisión en canal externo de rotonda, el coche que va desde el interior al exterior de una rotonda se considera el culpable. 
  • Colisión por invasión de carril, el coche que invadió un carril se considera culpable de la colisión
  • Positivo en el alcoholímetro o test de drogas, un conductor bajo efectos de agentes nocivos se considera culpable
  • No respetar señales de tráfico, especialmente las señales de pare, “ceda el paso”, semáforos en rojo, etc. 

Aunque estos factores se consideran como ineludibles, en la conducción y los accidentes de tráfico, existen más variables a tener en cuenta. Múltiples elementos se suman para agravar o atenuar las culpabilidades. A veces la culpabilidad es compartida con terceros involucrados y otras veces, se suman varios de los condicionados anteriores. Generalmente, la ingesta de alcohol o drogas, conlleva a sumar elementos de imprudencia e irrespeto a las normas de conducción. Por encima de la asignación de culpabilidades, lo primordial es evitar accidentes y conducir siguiendo los parámetros de seguridad vial.