Diesel

Los coches diésel y la contaminación, ¿mito o realidad?

La producción de coches ha aumentado exponencialmente desde el modelo T de Ford, a principios del siglo XX. Es innegable que los vehículos automotores han contribuido inmensamente al desarrollo del mundo, su aporte ha sido quizás, el más significativo avance en las invenciones del hombre. 

Sin embargo, las ventas de coches se han visto afectadas durante muchas épocas, pues el público ha ido concientizando los aspectos negativos del uso del coche y han exigido cambios en el diseño y manufactura del parque automotor.

Las preocupaciones sobre la seguridad que brindaban los coches a sus ocupantes fueron motivo de bajas en ventas de aquellos coches inseguros. Luego, la economía en el consumo de combustibles, hizo que nuevamente los ingenieros automotrices tuvieran que volver a la mesa de dibujo. La comodidad pasó a ser un nuevo elemento de insatisfacción, que prontamente fue resuelto en las fábricas automotrices.


La evolución del coche

Hoy en día, podemos decir que tenemos coches mucho más seguros, cómodos y que brindan un mayor rendimiento en relación kilómetros por litro de combustible. 

Ahora bien, en los últimos años, el público parece estar castigando a aquellas empresas que no están cumpliendo a cabalidad los parámetros regulatorios contra la contaminación. Los coches que parecen no tomar las acciones pertinentes a reducir las emisiones de gases contaminantes han quedado dentro del aparcamiento de los concesionarios de ventas. 

En el año 2015, Volkswagen sufrió un escándalo cuando salió a la luz pública que ocultó cifras de emisiones de gases y admitió adulteraciones en el software medidor de gases. 

La salida al mercado de coches hibridos y electricos, parece haber resuelto parte de las preocupaciones de conductores más conscientes en el cuidado del medio ambiente. Sin embargo, la duda persiste sobre los coches que utilizan sistemas de combustión interna a gasolina y diesel. 

El dedo acusador parece señalar a los coches diésel como los más contaminantes. Pero ¿Es eso cierto? Los fabricantes y la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos, han emitido informes donde señalan que los coches de base diesel contaminan hoy un 90% menos que hace 20 años. 


La verdad en torno al diésel

Por otro lado, los coches diésel han probado emitir menos cantidad de dióxido de carbono y más cantidad de óxido de nitrógeno, el cual no es un gas tan contaminante. 

Muchos rumores sin base cierta han circulado a lo largo de los últimos años, provocando artificialmente un rechazo a la adquisición de coches diesel. Por ejemplo, se ha dicho que a los coches diésel se les está limitando su área de circulación, al punto de impedirles su entrada a los centros de ciudades importantes,

Los ayuntamientos de ciudades importantes como Madrid, se les está impidiendo el ingreso al centro, a coches que no tengan la certificación de baja emisión de contaminantes, sean a diesel, gasolina o cualquier otro sistema. 

En la próxima compra de coches, debemos prestar atención a las indicaciones gubernamentales sobre contaminantes a fin de poner nuestro granito de arena y cuidar el medio ambiente.