¿Mi póliza mi cubre sin conduzco medicado?

¿Mi póliza mi cubre sin conduzco medicado?

¿Usted tomaría media botella de cualquier bebida alcohólica y luego subiría a su coche para conducir a casa? Probablemente la respuesta sea muy obvia. Es altamente conocido que la conducción bajo efectos del alcohol, psicotrópicos, estupefacientes u otras drogas, representa un peligro para usted, su familia y los otros ocupantes de las vías. 

Ingentes campañas informativas se han presentado al público sobre los riesgos de conducir bajo los efectos de sustancias alteradoras de la consciencia. De hecho, las sanciones legales para un conductor intoxicado en alcohol o drogas, son quizá las más severas de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, van desde pérdidas de puntos del carnet de conducir, su decomiso, retención del vehículo, multas monetarias o incluso penas de prisión. 


La conducción bajo los efectos de los medicamentos

Sin embargo, hay un factor que ha sido dejado de lado y que resulta igualmente riesgoso para el conductor y su entorno: La conducción bajo efectos de medicamentos de libre compra. 

Cuando un médico nos receta un medicamento como tratamiento de una enfermedad o cuando lo compramos en la farmacia, estos profesionales pueden advertirnos sobre los riesgos de conducir bajo efectos de dichos medicamentos. Incluso, si leemos los prospectos de los medicamentos, la gran mayoría advierten sobre los efectos que pueden incapacitar o disminuir la habilidad física y mental para conducir

De hecho, los medicamentos que afectan la capacidad de conducir, se dividen en tres categorías desde Categoría I: “Tenga cuidado no conduzca sin haber leído este folleto”; Categoría II: “Tenga mucho cuidado, no conduzca sin el consejo de un profesional médico”  y Categoría III: “Atención, peligro. No conduzca”.


Accidentes y medicamentos

Ahora bien, ¿Por qué a pesar de las advertencias hechas, aun siguen habiendo accidentes causados por la ingesta de medicamentos incapacitantes? Las razones son variopintas. En primer lugar (y al igual que con el alcohol y drogas ilícitas) la inconsciencia del conductor es una de las razones más constantes.

No obstante, hay otro factor importante: La ignorancia. Tan solo en España y según estudios realizados por Aegon, el 52% de la población, se automedica. Esta cifra es extremadamente preocupante, pues, las consecuencias en lo concerniente a la conducción, es que ningún profesional de la salud les advierte de los efectos de la medicación que consumen. 

Por otro lado, es de intuir que la lectura previa del prospecto del medicamento, tampoco se realiza y se desconoce el efecto discapacitante del medicamento en la conducción. Empero, es una máxima legal: “la ignorancia de la ley no exime su cumplimiento”, es decir, argüir que no conocemos el efecto del consumo de un medicamento no nos escurre de culpa en el evento de un accidente vial. Sobretodo, en los casos de aquellos medicamentos que pueden detectarse en exámenes posteriores por su concentración en sangre, saliva o exudado; tal es el caso de los medicamentos derivados de opioides, psicotrópicos o inductores de sueño.


La visión de las aseguradoras

Las empresas aseguradoras, están al tanto de esta situación y aplicarán las cláusulas que inhiben de su responsabilidad pecuniaria al momento de resarcir los daños causados por un accidente de tráfico

Las pólizas de seguro, son un contrato entre la empresa aseguradora y el cliente. Como todo contrato, tiene una serie de condiciones, límites y exclusiones de obligaciones. 

La culpabilidad del tomador de la póliza en un accidente a causa de impericia, imprudencia o dolo, es una causa común de exención de obligación de pago.  Más aún, el consumo de un medicamento incapacitante sin previa prescripción médica, no funciona como atenuante de pena en el caso de existir lesiones físicas, fallecimientos o daños materiales productos del accidente. Aunque la aseguradora, pueda cubrir los gastos médicos o materiales causados por el accidente. Sin embargo, se reservan la capacidad de trasladar estos costes al conductor culpable. 

Como ya lo hemos dicho (y a pesar que aún sea una de las primeras causas de accidentes viales) las campañas informativas sobre el riesgo de conducir bajo efectos del alcohol o drogas, han tenido efectos positivos en la seguridad vial. Sin embargo, el riesgo de conducir bajo efectos de medicamentos incapacitantes han pasado muy por debajo de la mesa. Es necesario informar a la población sobre estos riesgos e iniciar una mejor concientización del riesgo de conducir bajo efectos de ciertos medicamentos. 

Consejos para conducir en un temporal

Consejos para conducir en un temporal

Una de las situaciones de mayor preocupación cuando vamos conduciendo un coche por una carretera, es cuando una tenue lluvia, de a poco se va incrementando hasta convertirse en un temporal. La visión de los coches delanteros, la carretera y el horizonte comienzan a parecerse a  figuras difusas y que no podemos distinguir con claridad, creando una situación muy estresante para el conductor.

Cuando una lluvia torrencial nos obnubila, perdemos la vista horizontal y nuestro campo visual se reduce a sólo un par de metros enfrente, la vista posterior se elimina casi por completo y comenzamos a dudar sobre la gobernabilidad del coche.


El incremento de los accidentes de tráfico con lluvia

Esta situación es muy estresante para el conductor y con sobrada razón. Según datos de la Dirección General de Tráfico, los accidentes viales durante una lluvia se incrementan en un 70%

Entre las razones para el aumento de la estadística pueden estar:

  • Factor Humano: La incertidumbre y la falta de claridad sobre nuestro entorno, es uno de los temores primarios. Por lo tanto, es una condición innata, aumentar el estado nervioso durante temporales. Esta alteración, hace que aumente el estrés y a su vez, que giros bruscos del volante, frenadas intempestivas, pérdida del sentido de la direccionalidad, acercarse más de lo debido al coche delantero o simplemente perder el control del coche, sean las acciones más comunes de conductores durante la circunstancia de un temporal. Este factor se incrementa durante la noche cuando la visión es menor y el nerviosismo aumenta, especialmente en conductores inexpertos. 
  • Factor Mecánico: Por acción del agua, se crea un película entre el neumático y la superficie de la carretera. En este sentido, si los neumáticos no están en las condiciones óptimas para repeler el agua y/o la superficie de la banda de rodadura está por debajo del límite legal permitido, esta función será inadecuada. Es por ello que se debe conocer el estado de los neumáticos antes de la temporada de lluvias. Si el sistema de frenos está defectuoso o con fallas mecánicas, un accidente de tráfico tiene una probabilidad mayor de ocurrencia. En este sentido, debemos conocer el estado de los frenos en todo momento. Parabrisas sucios, manchados, rayados o rotos, causarán mayor refracción de la luz durante una lluvia y causarán que la visión esté aún más comprometida. Las escobillas limpiaparabrisas deben cumplir su función al 100%, si están vencidas, desgastadas o rotas, no limpiarán el agua del cristal y en algunos casos, causarán mayor disturbación de la visión.Tanto parabrisas y escobillas, tienen un periodo de vencimiento y deben revisarse periódicamente a fin de asegurarnos de su correcto funcionamiento. 
  • Factor Vial: Las carreteras van acumulando restos de aceites, hollín  y combustibles; así como, arenilla, hojas y otros materiales, que al sumarse a las primeras gotas de agua, producen una capa resbaladiza que dificulta la gobernabilidad del coche. Los baches y roturas de la vía, son prácticamente invisibles durante un temporal. Es muy común que se produzcan roturas de ruedas, daños en el sistema de dirección u otros cuando los coches no les ven con anterioridad.  Las líneas divisorias de la vía y las señales de tráfico, pueden pasar inadvertidas por los conductores causando accidentes. Ramas de árboles y otros obstáculos, pueden caer inesperadamente sobre la carretera con su consecuente accidentalidad. 

Claves para conducir en un temporal

En un temporal, debemos:

  • Mantener la calma. De ser necesario, parar en el primer sitio seguro y esperar a que la lluvia pase. 
  • Revisar los elementos mecánicos del coche periódicamente. Especialmente: parabrisas, escobillas, frenos, neumáticos y sistema de iluminación.
  • Bajar la velocidad. A mayor velocidad, mayor probabilidad de cometer errores o no tener la suficiente capacidad de reacción. 
  • Guiarse de las luces traseras de coches delanteros. Eso sí, manteniendo una distancia de seguridad mayor a 20 metros, a fin de tener mayor capacidad de reacción.
  • No frenar bruscamente, nunca usar el freno de mano o girar bruscamente el volante. 
  • Si el coche derrapa, nunca frenar o tratar de girar el volante. Esto puede causar volcamientos, en el caso de suceder, sostener firmemente el volante con ambas manos y no acelerar o frenar. 

La lluvia y los temporales, son circunstancias que suceden con mucha regularidad, debemos saber cómo enfrentarlas a fin de evitar accidentes de tráfico

Accidente de Tráfico

La culpabilidad en un accidente de tránsito, aspectos a tener en cuenta

Las consecuencias de un accidente de tráfico pueden resultar irreparables, especialmente aquellos que resultan en fatalidad. Existen muchos tipos de gravedad en los accidentes de tráfico, desde aquellos leves que sólo causan pequeños daños a la carrocería del coche hasta los casos en el que se afectan a terceros causando lesiones físicas, daños estructurales, a la infraestructura pública o privada e incluso la muerte del conductor y/o otras personas involucradas. 

Leer más
Diesel

Los coches diésel y la contaminación, ¿mito o realidad?

La producción de coches ha aumentado exponencialmente desde el modelo T de Ford, a principios del siglo XX. Es innegable que los vehículos automotores han contribuido inmensamente al desarrollo del mundo, su aporte ha sido quizás, el más significativo avance en las invenciones del hombre. 

Sin embargo, las ventas de coches se han visto afectadas durante muchas épocas, pues el público ha ido concientizando los aspectos negativos del uso del coche y han exigido cambios en el diseño y manufactura del parque automotor.

Leer más
aparcamiento

Si no voy a utilizar el coche en mucho tiempo ¿debo tener al día el seguro?

Todos los meses nos llega el cargo del seguro en nuestra cuenta bancaria. En ese momento pensamos: Pagamos una cuota periódica por algo que no usamos…¿O sí? Una póliza de seguros, es básicamente la cobertura económica de un evento no sucedido y que probablemente no ocurra. Ahora bien, pensemos…¿Qué pasa si ocurre y no lo tenemos?

Evidentemente, las empresas aseguradoras ofrecen un servicio financiero que se basa en estadísticas y estudios muy bien planificados de ocurrencia de eventos. Obviamente, la no ocurrencia de un hecho es, desde el punto de vista financiero, una “pérdida” para nosotros y una “ganancia” para la empresa aseguradora. 

Leer más
hidratacion

Seguridad vial, el peligro de conducir deshidratado

Un accidente de tráfico, es una serie de eventos desafortunados, donde intervienen cientos de factores como el tiempo, estado de las vías, coche, conductor, peatones y un montón de etcéteras que se suman y conjugan con resultados, a veces, muy lamentables. 

En el complejo proceso de la conducción de un coche, actúan en perfecta sincronía: vista, oídos, manos, pies e incluso el olfato. Conducir un coche incluye, no sólo la percepción de los eventos presente, sino la predicción de eventos del futuro inmediato y acciones de terceros en la vía como otros coches, peatones, obstáculos, etc.

Leer más
Seguro Accidente de Tráfico

El seguro no se quiere hacer cargo ¿Qué hacer?

Si consultas con un abogado antes de firmar un contrato, éste te dirá que debes leer todas las cláusulas del contrato antes de firmar. En términos muy sencillos, una póliza de seguro es un contrato de servicios entre una empresa aseguradora y tú. Básicamente, en el contrato, la empresa se compromete a cubrir los gastos económicos generados por una eventualidad, lo que se conoce en términos de seguros como “siniestro

Existen muchos tipos de pólizas, nos enfocaremos en las coberturas sobre coches y en los seguros de responsabilidad civil al conducir. Los abuelos lo llaman “letra pequeña”, pero en realidad, están a la vista y alcance del contratante de la póliza y ahí se establecen los condicionados, límites y requisitos que deben cumplirse para que la aseguradora responda cubriendo los daños causados en un accidente vial.

Leer más
¿Quién cubre los gastos médicos en un accidente de tráfico?

¿Quién cubre los gastos médicos en un accidente de tráfico?

Conducir un coche es un acto que conlleva ciertos riesgos, tantos que si nos detuviéramos a pensarlos por un minuto antes de encenderlo, volveríamos a casa. Los riesgos están presentes desde el mismo minuto que salimos a la vía pública. Sin embargo, ir de peatón no nos exime de correr riesgos contra nuestra integridad física. A pesar de ello, debemos asumir dichos riesgos y salir diariamente a nuestras labores rutinarias. 

La Dirección General de Tráfico, calcula que en toda España y solo en el año 2018, se produjeron más de 102.000 accidentes viales con víctimas, en las que se incluyen fallecidos y lesionados. Estas alarmantes cifras, nos llevan a reflexionar varias cosas. Obviamente, en primer lugar pensamos en las formas de reducir tan lamentables saldos. Luego, nos hace pensar en las consecuencias que tienen para la población.

Leer más
Prevención Accidentes Tráfico Neumático

¿Sabes si tus neumáticos son realmente seguros?

Los anuncios comerciales de los años 50’s, posteriores a la II Guerra Mundial; cuando las ventas de coches se dispararon a niveles exponenciales, decían que un coche es un medio para obtener libertad. Totalmente cierto, un coche nos da la libertad de desplazarnos a nuestro antojo, recorrer caminos y salir de nuestro círculo geográfico local. 

No obstante, lo que no decían los anuncios comerciales, es que poseer un coche también nos otorga responsabilidad. Cuando circulamos en nuestros coches, nos convertimos en peligros potenciales a nosotros mismos, ocupantes y el resto de los circulantes de las vías públicas. En este sentido, todo conductor de un coche debe estar atento a los parámetros de seguridad a fin de asegurarse de reducir los ingredientes causantes de accidentes.

Leer más
¿Cómo mantener los frenos en buen estado?

¿Cómo mantener los frenos en buen estado?

Normalmente no tenemos en consideración la importancia de los frenos, sin embargo, el sistema de frenos es el elemento de seguridad más importante de nuestro coche. De hecho, el sistema de frenos es el que hace posible que usar un coche sea una actividad cotidiana y segura desde hace más de un siglo. 

En un coche, los frenos son un complejo sistema compuesto por diferentes elementos mecánicos, neumáticos, electrónicos y computarizados. Su objetivo principal es reducir la velocidad del coche y/o detenerlo totalmente. 

El sistema, aunque complejo, tiene un funcionamiento bastante sencillo. Según la Dirección General de Tráfico, el frenado se produce por la fricción sobre las ruedas del coche a fin de aminorar su marcha. 

Leer más