Prevención Accidentes Tráfico Neumático

¿Sabes si tus neumáticos son realmente seguros?

Los anuncios comerciales de los años 50’s, posteriores a la II Guerra Mundial; cuando las ventas de coches se dispararon a niveles exponenciales, decían que un coche es un medio para obtener libertad. Totalmente cierto, un coche nos da la libertad de desplazarnos a nuestro antojo, recorrer caminos y salir de nuestro círculo geográfico local. 

No obstante, lo que no decían los anuncios comerciales, es que poseer un coche también nos otorga responsabilidad. Cuando circulamos en nuestros coches, nos convertimos en peligros potenciales a nosotros mismos, ocupantes y el resto de los circulantes de las vías públicas. En este sentido, todo conductor de un coche debe estar atento a los parámetros de seguridad a fin de asegurarse de reducir los ingredientes causantes de accidentes


El papel de la inspección técnica de vehículos

En países como España, el Estado se asegura que los conductores pasen por registros periódicos de seguridad a través de mecanismos como la Inspección Técnica de Vehículos. Básicamente, la inspección nos da una certificación que indica que nuestro coche, por lo menos mecánicamente, está apto para circular por las vías.

Las inspecciones técnicas, evalúan parámetros de seguridad como frenos, luces, sistemas de seguridad, de emisiones de gases y neumáticos. Los neumáticos son una parte vital en términos de la seguridad de un coche. Son el elemento que hace que un coche sea seguro a la hora de detenerse, girar o circular por los caminos. 

Cuando nos dirigimos a la inspección técnica, un perito evalúa cada uno de los neumáticos siguiendo las siguientes pautas:

  • Inflado: El neumático debe tener un nivel de inflado correspondiente a las indicaciones del fabricante, las cuales varían de acuerdo al tipo de vehículo, carga y configuraciones individuales.
  • Desperfectos: Lesiones en los bordes circundantes del aro de sujeción, abolladuras, roturas o desgastes disparejos, son causas de desaprobación de la inspección.
  • Estado de la banda de rodadura: Esta banda, la parte externa del neumático  que está en contacto con la carretera, debe estar lo suficientemente indemne para garantizar que no estallará por efecto de la presión interna, sin pinchaduras y que no tiene fisuras que expongan al neumático a perder su integridad física. Un mal estado de la banda de rodadura puede causar otro tipo de averías derivadas.

La responsabilidad como factor determinante

Dentro de la inspección, se evalúa la capacidad del neumático para expulsar el agua que queda entre él y la superficie de la carretera de eficientemente. Cada neumático, tiene una configuración que le permite expeler el agua de manera más eficiente de acuerdo al tipo de terreno, carga y tipo de vehículo

Existen niveles mínimos de grosor que deben ser verificados. Legalmente, un desgaste en la banda de rodadura inferior a 1,6 milímetros, será reprobado en la ITV. Sin embargo, expertos en neumáticos, aseguran que no es conveniente llegar hasta este nivel de desgaste, especialmente en zonas de alta pluviosidad, terrenos rurales o vehículos de carga pesada. 

Desde Iteco Ingenieros insistimos en que estar atentos a nuestros neumáticos debe ser una rutina en nuestros hábitos de conducción, no es solo debe ser una preocupación  por pasar o no la inspección sino una sana conducta en pro de nuestra seguridad.