Cómo mantener a punto los frenos de tu coche

Las 7 causas más frecuentes de accidentes de tráfico

Aunque ya el verano ha pasado y con él la época más peligrosa a la hora de realizar un desplazamiento con nuestro vehículo, lo cierto es que los accidentes de tráfico se suceden durante todo el año con una variedad de causas de lo más variopinta.

Estas causas son, en la mayoría de las ocasiones, evitables y por eso desde ITECO, dada nuestra amplia experiencia en la reconstrucción de accidentes de tráfico, hemos querido mostrar cuáles son las principales causas de accidentes con el fin de favorecer el conocimiento de las mismas y fomentar la seguridad general en carretera.

El exceso de velocidad

Esta causa es, sin lugar a dudas, la reina. A pesar de todos los medios de seguridad que aumentan día a día, según nos indica la DGT aún se mantiene una escalofriante proporción con esta causa: Uno de cada cuatro fallecidos en accidentes de tráficos es debido al exceso de velocidad. Lo más recomendable es respetar los límites de velocidad cuando circulamos, independientemente de que sepamos de la existencia de radares o no.

Es muy común ver cómo vehículos que van notoriamente más rápido de lo que deberían aminoran su ritmo al pasar por un radar para volver a acelerar después. De este modo pueden evitar un perjuicio económico, pero no son conscientes en muchos casos de que pueden sufrir un perjuicio mucho más importante e irreversible que el económico: Su vida.

El Alcohol

Tras el exceso de velocidad, nuestros informes de reconstrucción de accidentes de tráfico nos confirman que el consumo de alcohol sigue siendo también una de las principales causas a la hora de sufrir un accidente de tráfico. Conducir bajo de los efectos del alcohol es por desgracia algo mucho más común de lo que puede parecer.

El consumo de bebidas espirituosas produce pérdida de reflejos, así como la alteración de la coordinación de nuestro cuerpo, además de hacernos percibir una realidad sensiblemente distinta a la que está sucediendo (por ejemplo, con la velocidad) aumentando considerablemente las probabilidades de sufrir un accidente de tráfico.

El cansancio

Los largos desplazamientos conllevan muchas horas de trayecto y esto afecta al sistema físico y mental de cada conductor. La DGT siempre recomienda a los conductores que paren a descansar cada dos horas así como evitar todo tipo de bebidas estimulantes, sobre todo aquellas personas que sufren problemas cardiovasculares. Esto se debe a que aunque en principio estas bebidas nos hacen estar más despiertos, pasado ese efecto pueden generar un “efecto rebote” y nos hagan sentir más cansados de repente.

La somnolencia al volante es peligrosa

La somnolencia al volante es peligrosa.

Diversos estudios de reconstrucción de accidentes de tráfico constatan que más del 70% de los conductores admite haber cogido el coche alguna vez con sueño, o en las condiciones físicas poco adecuadas para la conducción. A este problema se suma el elevado ritmo de vida que acostumbramos a llevar en estos tiempos.

La deshidratación

De la mano del cansancio tenemos también la deshidratación, especialmente en los meses de calor. La falta de ingesta de líquidos ocasiona dolores de cabeza, sequedad en la boca y otros problemas derivados de la deshidratación.

Especialmente en los meses de calor es muy recomendable que los conductores vayan provistos de una botella de agua. Algo que puede ser muy positivo también en periodos de enfermedad y que sin duda reduce el riesgo de sufrir un accidente de tráfico por no estar en las mejores condiciones físicas.

La falta de experiencia

Otra de las causas clásicas a la hora de repasar los principales accidentes de tráfico en nuestro país es la falta de experiencia en muchos conductores. Y cuando hablamos de falta de experiencia no nos referimos exclusivamente a conductores nobeles.

Sin duda la inseguridad y la falta de experiencia en la conducción de nuevos conductores aumentan las probabilidades de sufrir un accidente, pero también se da la circunstancias de conductores con años de experiencia al volante que se encuentran ante una situación que nunca han vivido antes (por ejemplo, perder el control del vehículo) y es en estos casos cuando la falta de experiencia en estos puntos concretos hace que las posibilidades de accidente se multipliquen.

Las distracciones

Dada la rabiosa actualidad en la que vivimos a todas horas y la importancia que nuestra sociedad le da al “aquí y ahora”, vivimos pegados al teléfono móvil. Y un teléfono móvil es una de las mayores distracciones que podemos tener en un vehículo.

Los niños en el coche pueden provocar serias distracciones

Los niños en el coche pueden provocar serias distracciones.

Pero el teléfono móvil es sólo una cuestión más a tener en cuenta: El GPS, la radio, cambiar de canción, estar pendiente de los niños, cualquier distracción del entorno… todo suma a la hora de distraernos al volante y multiplica el riesgo de accidente especialmente si se combina con otras causas como por ejemplo el cansancio o la velocidad…

Factores externos

Es llamativo que estas causas, en las que el conductor tiene poco o nada que hacer, sean las últimas en todas las listas de principales causas de accidentes de tráfico. Aún así es conveniente tener en cuenta factores como la meteorología, fallos mecánicos, o estado de las carreteras.

Hemos de ser conscientes de que en casi todas las causas que hemos repasado la intervención y actitud humana es crucial. Por tanto, está en nuestra mano reducir los porcentajes de accidentes y esto es un objetivo muy importante por el que luchar no sólo por nuestra vida sino por la de quién nos rodea. Está en nuestra mano hacerlo, está en tu mano.