Seguro Accidente de Tráfico

El seguro no se quiere hacer cargo ¿Qué hacer?

Si consultas con un abogado antes de firmar un contrato, éste te dirá que debes leer todas las cláusulas del contrato antes de firmar. En términos muy sencillos, una póliza de seguro es un contrato de servicios entre una empresa aseguradora y tú. Básicamente, en el contrato, la empresa se compromete a cubrir los gastos económicos generados por una eventualidad, lo que se conoce en términos de seguros como “siniestro

Existen muchos tipos de pólizas, nos enfocaremos en las coberturas sobre coches y en los seguros de responsabilidad civil al conducir. Los abuelos lo llaman “letra pequeña”, pero en realidad, están a la vista y alcance del contratante de la póliza y ahí se establecen los condicionados, límites y requisitos que deben cumplirse para que la aseguradora responda cubriendo los daños causados en un accidente vial.


Las condiciones del seguro contratado

Un contrato de servicios entre una compañía de seguros y un particular, no es una carta abierta a cubrir todas las eventualidades sucedidas. Cuando nos referimos a un accidente de tráfico, lo hacemos en forma genérica, sin embargo, cada accidente es una individualidad, que difiere uno de otro en causas, desarrollos y consecuencias.

Las aseguradoras han hecho estudios profundos sobre las estadísticas involucradas en accidentes viales y han separado algunas causantes en las cuales se inhiben de realizar pago alguno. Por ejemplo, los casos en las que el conductor poseedor de una póliza, es culpable de un accidente por motivos relacionados con actos imprudentes como excesos de velocidad, violación de las normas de tráfico o conducción bajo efectos de alcohol o drogas, son causales para que la aseguradora desista de cualquier desembolso.

No obstante, la empresa no puede eximirse al pago de los afectados por dicho accidente y en algunos casos, derivará cualquier desembolso al causante del accidente. Otros casos, establecen límites al pago de daños. Muchas pólizas tienen límites de gastos preestablecidos, tipos de lesiones y otros a los que no ofrecen el reembolso o cobertura de los costos incurridos.

Hay pólizas de seguro que solo cubren los gastos médicos hasta un determinado estadío, algunas establecen los centros donde se resolverá el caso y/o las especialidades cubiertas.

Por otro lado, desastres naturales como: inundaciones, terremotos, incendios forestales, etc. están por lo general, fuera de la cobertura económica de la empresa de seguros.

Otros siniestros causado por eventos de magnitud como conflictos bélicos, motines, actos terroristas u otros, se escapan de ser resarcidos por las aseguradoras.


El Consorcio de Compensación de Seguros

Ahora bien, esto no significa bajo ningún motivo que una víctima de un accidente, esté exenta de cubrir sus gastos médicos derivados. En España, el Consorcio de Compensación de Seguros, una institución estatal, es el responsable de cubrir los costes derivados de eventos de gran magnitud como desastres naturales y/o actos bélicos. 

Es importante que leamos todos los condicionados de una póliza antes de firmar el contrato, esto nos evitará sorpresas desagradables en la eventualidad de un accidente de tráfico.